Casaconsult

Contaminación del suelo.- (En desarrollo)

La contaminación de los suelos se da con mayor frecuencia fuera del ámbito de las ciudades. En el campo es donde se hace presente en forma intensiva y extensiva con el incremento de las áreas sembradas y la consiguiente fertilización para asegurar rindes lo mas redituables posible. Por otra parte, la acción de eliminación de plagas que afectan los cultivos por medio de pesticidas, causan también la contaminación de los suelos y también del agua y del aire.

Los fertilizantes tienden a ser utilizados en dosis por demás excesivas al no hacerse los estudios correspondientes de las necesidades sobre las cantidades justas que cada terreno en particular  realmente necesita. Esto hace que se presenten excedentes de nutrientes que van yendo a depositarse en las aguas ya sea subterráneas como así de arroyos, ríos, lagos, etc. Las lluvias van lixiviando hacia las napas acuíferas y/o arrastrando hacia los cauces y cuencas a estos nutrientes artificialmente vertidos a los suelos de cultivo.

Tanto Europa como Estados unidos ya han sufrido las graves consecuencias del uso indiscriminado de estos contaminantes. Por ello hace tiempo que vienen disminuyendo las cantidades de fertilizantes aplicados por medio de los estudios correspondientes.

En países como el nuestro y, en general, en otros en vías de desarrollo, se produce el efecto inverso. Cada vez son mas las cantidades de fertilizantes utilizados en forma totalmente indiscriminada y la contaminación va en aumento. Pero es así, necesitamos poner la mano en el fuego, la experiencia ajena muy difícilmente sirve para que el hombre actúe inteligentemente. Por otro lado, si bien se asegura una producción rentable, se está invirtiendo dinero demás al utilizarse cantidades excesivas de fertilizantes.

Los plaguicidas también se emplean en exceso y los mismos no sólo actúan sobre la especie que se quiere combatir sino que afectan en general a todas las especies.

En el entorno de ciudades y poblados, la disposición de los residuos de esos conglomerados humanos y, muchas veces, de los producidos por las industrias, se ha realizado o se realiza en vertederos directamente sobre el suelo.

El vertido de residuos de productos producidos en el campo, a vertederos cercanos a las ciudades produce la aparición de compuestos amoniacales y sulfurosos, por fermentación anaeróbica, que contaminan los suelos. Para mantener el equilibrio realmente habría que devolver al agrosistema estos residuos orgánicos, en forma de compost, para así conservar en la forma mas natural posible la productividad de los suelos de cultivo.

Esto de lugar a la contaminación del suelo, de las aguas subterráneas por lixiviado de las sustancias solubles y de las  aguas superficiales por el arrastre producido por las lluvias hacia las distintas cuencas. El aire también sufre de contaminación por la emanación de distintos compuestos volátiles, ya sea por su propio origen o producidos por las reacciones entre distintos componentes residuales.

Además, la acción de las precipitaciones de lluvia y nieve arrastra contaminantes presentes en el aire, tales como metales pesados y partículas radiactivas.

El suelo es así un eslabón entre parte de la contaminación del aire y la del agua.

1) Fertilizantes.-

Los abonos químicos contienen impurezas que no se les quitan pues ello haría prohibitivo su precio. Estas impurezas son contaminantes. Los nitratos y fosfatos, que no se aprovechan al ser aportados en exceso, también se convierten en contaminantes de las aguas.

Las plantas, para su desarrollo, toman del suelo los nutrientes que necesitan. Así extraen principalmente nitrógeno, potasio y fósforo. En menores cantidades toman calcio, zinc, magnesio y otros oligoelementos. Para mantener la productividad del suelo se le deben devolver esos elementos en las mismas proporciones.

La salud humana se ve comprometida por la acumulación en demasía de nitratos en los vegetales, siendo el valor crítico para los mismos de 300 ppm. Los nitratos pueden ser transformados en el organismo en nitritos que tienen una acción tóxica muy alta.

El uso excesivo de fertilizantes de síntesis unido a la no reincorporación a los suelos así tratados de materia orgánica, provoca no sólo la contaminación sino también la modificación de la estructura física de los suelos. Se llegará así a comprometer seriamente su fertilidad.

Como contaminantes presentes en los fertilizantes pueden mencionarse metales pesados y metaloides tales como arsénico, cromo, cobalto, cobre, plomo, selenio, zinc, y otros.

Los abonos químicos de mayor uso son el sulfato amónico y la úrea que se transforman en nitrato por acción bacterial, el nitrato amónico y el nitrato cálcico. El ortofosfato soluble o superfosfato es el que provee el fósforo necesario. Para la adición de potasio se emplea el cloruro de sodio y de potasio o silvinita, y el nitrato potásico

1.1) Efectos negativos de los fertilizantes.-

El exceso de nitratos en la ingesta humana a través del consumo de vegetales o bebidas puede provocar metahemoglobinemia por la acción de la metahemoglobina, que es la combinación del NO2 con la hemoglobina. Impide la normal oxigenación de la sangre.

En las ciudades rodeadas de grandes extensiones cultivadas la aplicación de pesticidas (insecticidas, fungicidas y herbicidas) sobre todo por medio de fumigación aérea es de alta peligrosidad para sus habitantes. Si no se guarda una prudencial distancia entre los poblados y las zonas fumigadas, los efectos de los pesticidas afectarán directamente a las personas, por medio de su acción directa sobre las mismas. Estas prácticas de fumigación sin control tienen graves consecuencias sobre la salud humana y animal en general.

Por otro lado, el empleo excesivo de fertilizantes químicos, unida a la falta de agregado de materia orgánica lleva a la modificación física de la estructura natural de los suelos, degradándolos cada vez mas.

2) Pesticidas.-

Son, en general, sustancias orgánicas de síntesis. Hay varias clases determinadas por la acción contra grupos dados de plagas a combatir. Algunas de ellas se detallan a continuación.

 

 Tipos de pesticidas    Destinados a la acción sobre: 
Insecticidas Insectos dañinos
Herbicidas Hierbas no deseadas en los cultivos
Fungicidas Hongos fitopatógenos
Nematocidas Gusanos nemátodos
Rodenticidas Roedores

El DDT y el HCH se conocen desde 1939 como insecticidas de gran poder. Su uso, así como el de otros posteriormente desarrollados, se intensifica luego de la segunda guerra mundial. Hay tres tipos de insecticidas: sustancias minerales, de origen vegetal y los orgánicos de síntesis que son los de mayor empleo. Dentro de ellos hay tres grupos: los organoclorados, los ésteres fosfóricos y los carbamatos. Son tóxicos que actúan sobre los insectos por contacto y por ingestión y, algunos también, por inhalación. Los insecticidas sistémicos tienen la propiedad de ser incorporados a la savia de las plantas por medio de su absorción a través de las hojas o por las raíces de las plantas.

Los herbicidas son sustancias orgánicas de síntesis. Los hay que actúan por contacto con las hojas y otros por la absorción por medio de las raíces. La contaminación de los  suelos con herbicidas tales como el piclorán hace que, debido a su persistencia, estabilidad y acción en bajas dosis, los mismos permanezcan infértiles durante muchos años.

2.1) Efectos negativos de los pesticidas.-

Los pesticidas, si bien fueron pensados para utilizarlos contra las plagas, su acción, lamentablemente, se extiende sobre todo el ecosistema en general. Causan grandes alteraciones en los ecosistemas y tienen acción tóxica sobre plantas y animales en su mayoría.

La clasificación de los pesticidas en herbicidas, insecticidas, etc. no tiene sentido desde el punto de vista ecológico, pues sus acciones tóxicas no están circunscriptas específicamente a plantas, insectos, etc. sino que actúan sobre todos ellos en general. Están destinados a combatir alrededor de un 0,5% de las especies consideradas dañinas pero actúan en mayor o menor medida sobre todas las especies. Se los emplea en cantidades superiores a las necesarias para combatir una plaga en especial y en grandes extensiones de terrenos.

Su acción se desplaza a considerable distancia de los lugares de aplicación por medio de su transporte por el viento, al incorporarse a la atmósfera, y por las aguas adonde llegan por lixiviado y arrastre pluvial.

La cubierta vegetal de los ecosistemas en zonas agrarias se ha visto notablemente afectada por los herbicidas. Estos se desplazan de las zonas de fumigación afectando zonas colindantes y empobreciendo así también la flora autóctona.

Los insecticidas suelen provocar la muerte de especies especialmente aves, tanto por la fumigación como por el tratamiento de las semillas con insecticidas o fungicidas. Por otro lado, los predadores que se alimentan de estas aves pueden sufrir severas intoxicaciones por acumulación de los contaminantes en sus organismos.

Los efectos nocivos de los tratamientos con pesticidas son mayormente debidas a acciones indirectas con manifestaciones generalmente en el mediano y largo plazo.

La contaminación de las cadenas tróficas comienza por las plantas, las cuales, por medio de sus raíces, absorben los pesticidas que pueden concentrarse en sus tejidos. De allí pasan a las aves y a sus predadores. Los insecticidas organoclorados se han encontrado en la mayor parte de las especies de vertebrados analizadas.

3) Contaminación por explotación minera y de hidrocarburos.-

La minería es también fuente de contaminación del suelo.

4) Contaminación en zonas urbanas.-

5) Degradación de los suelos.-

Los cultivos son la base de la producción del campo siguiéndola en importancia la cría de animales. El hombre utiliza herramientas y maquinaria como medios de incrementar la producción agrícola.

Aperos manuales o tirados por animales y, por fin los movidos por medio de motores son los elementos empleados en la actividad agraria.

El impacto que tiene sobre el suelo la utilización de estos elementos es de variada intensidad. Su elección y su utilización correcta es de gran importancia a la hora de minimizar los efectos negativos sobre el suelo.

El empleo de grandes máquinas como sembradoras, cosechadoras y tractores en general necesita de grandes espacios abiertos. Esto obliga a quitar todo obstáculo que entorpezca su accionar. Así se obliga a desmontar totalmente los campos provocando un cambio notable en el ecosistema natural al no dejar lugar alguno de refugio y desarrollo a las especies autóctonas, tanto vegetales como animales.

Es de especial importancia mantener lugares con sus características naturales lo mas intactas posible para conservar las especies nativas de cada región.

Las labores de preparar el suelo para recibir la semilla, el tiempo hasta su germinación, la cosecha y la posterior eliminación de los rastrojos, van dejando expuesto al suelo, sin protección alguna, a la acción de los elementos naturales.

Así los vientos erosionan los suelos desprotegidos y las lluvias los lavan llevándolos hacia los cauces hídricos naturales. Se va produciendo una degradación por pérdida de la capa vegetal de los suelos. Si el proceso no se interrumpe por medio de prácticas adecuadas de trabajo, se puede llegar a producir la desertificación total, o sea la pérdida total de la capa de humus.

El suelo se ve afectado también por el uso de maquinaria muy pesada que provoca su apelmazamiento. Esto va contra la deseada mayor productividad al producir una alteración en la estructura del suelo que no permite un buen desarrollo de  microorganismos esenciales presentes en el mismo y, tampoco, de las plantas.

La producción vegetal que se cosecha representa una pérdida de elementos esenciales del suelo. Poco a poco, con cada cosecha, el suelo va perdiendo sus características de fertilidad.

Contaminación de Suelos - Normativa Nacional de Aplicación (Parcial).-
Leyes.-
* 22.428 Conservación y Recuperación de la Capacidad Productiva de los Suelos.
* 24.701 Aprobación de la Convención de las Naciones Unidas de lucha contra la desertificación.
Decretos.-
* 681/81 Decreto Reglamentario de la Ley 22.428 sobre conservación de suelos. 

Pub: Set/03